viernes, 30 de noviembre de 2007

Pelotas de malabares

Bueno, me gustan los malabares, y tenía que renovar mi repertorio de pelotas, así que me hice unas nuevas, y aquí está el proceso:

Para empezar necesitamos:

Pelotas de tenis (de las más cutres que podais encontrar) Estas las compé en un chino por 25 céntimos cada una.
Relleno: Yo usé arena para gatos, pero puede ser cualquier cosa, eso sí, preferiblemente que no sea húmedo y que no sea orgánico, para que no genere mohos o se pudra. Arena suele estar bien.
Globos: Yo cogí globos metalizados en otro chino. Los metalizados tienen un acabado muy vistoso, pero sobre todo, no son tan cutres como los normales, y tienen mucha variedad de colores.
Herramientas: En este caso, con un Cutter es suficiente.

El precio total para hacer 3 pelotas de malabares serían 1.3 Euros

Vamos al tema. Para empezar, conseguimos las pelotas de tenis, como ya dije, las cutres de los chinos, que ni siquiera botan bien. Nos conviene que no boten, por que así cuando se nos caigan no irán muy lejos.
Estas son las que cogí yo:


Ahora, cogemos un cutter, cuchillo, o lo que tengamos a mano, y hacemos un corte en las pelotas. No debería ser muy grande. Lo suficiente para meter dentro el relleno.


Ahora necesitamos el relleno. Yo cogí arena para gatos, que era lo que tenía a mano. Podeis utilizar arena normal, arroz, perdigones o lo que querais. Solo tened en cuenta que no debe ser algo que se pudra o estropee, por que os echará a perder la bola. Tampoco recomendaría nada húmedo, por que puede aparecer moho, y también se echaría a perder la bola.


¿Cuánto llenamos las bolas? Bueno, si las llenais más o menos por la mitad, el peso del relleno hará que no ruede, o que ruede menos, aunque podeis llenar más si quereis conseguir más peso.
Procurad no llenarlas hasta arriba del todo, por que luego hay que volver a cerrarlas y se complica la cosa.


Una vez rellenas las pelotas, cerramos el corte. Yo utilicé cola de contacto de cianocrilato (tipo Loctite). La cuestión es sencilla, una bola con un corte se deforma y además se le puede escapar el relleno, así que lo pegamos y nos evitamos problemas. No os paseis con el pegamento, por que si no os quedará el sobrante por fuera, y no queda demasiado bien al tacto.



Es hora de coger los globos. Lo que vamos a hacer es cortarles la boquilla y enfundar las pelotas en ellos.

Procurad no cortar demasiado arriba, por que si sobra globo se notará en el acabado. Además, el corte debe ser limpio, si os queda un corte con dientes, es probable que se os rompa el globo cuando esteis metiendo la bola dentro.


Ahora con cuidadito y algo de maña, enfundamos la bola en el globo. Ayuda si antes de cortar la boquilla hinchais el globo y lo dejais un rato hinchado, después cortais la boquilla, y como la goma está un poco cedida es más fácil colocarlo.

Os quedará algo así:

Os quedará un hueco por el que se verá la pelota. Para evitar esto ponemos otro globo en sentido contrario, para tapar el agujero.
Se puede repetir el proceso tantas veces como se quiera. A mi me llegó con 2 o 3 globos, pero puede que prefirais usar más globos, ya que le dan un tacto diferente a las bolas.

El final el resultado es este:



Unas pelotas de malabares coloristas y brillantes, que mantienen bien su forma redonda sin deformarse, que botan muy poco y que ruedan también poco. No resbalan y tienen buen tacto, y si los globos son buenos, se pueden lavar cuando se ensucien.

A veces la goma de los globos se estropea, ya sea por golpes, por el sol, o por que los globos eran malos y se desintegran. En ese caso, es muy fácil sacarle los globos y ponerle unos nuevos. Con lo que teneis unas pelotas duraderas, y fáciles de renovar si se estropean.