sábado, 19 de enero de 2008

Bola de espejos.

Desde hace unos años celebramos la fiesta de fin de año en mi garage, y como es normal, decoramos y ponemos chismes que den "ambiente".

Entre las cosas que teníamos estaba una bola de espejos (Sí, de estas de las de las discotecas), pero lo único que podíamos hacer con ella era colgarla sin más, ya que no vienen con motor ni con luces.

El invento esta vez fue improvisar un motor y unas luces decentes para la bola de espejos:





Lo primero era buscar un motor, y se dio la casualidad de que Jairo tenía uno por ahí de un lector de CDs viejo.... y lo que es más, el motor no venía solo, si no que estaba en una placa de plástico con ruedas dentadas.
Lo que hicimos fue añadirle un par de ruedas dentadas más, que sacamos de una impresora vieja.
Una de las ruedas se colocó en la placa de plástico, y la otra se colgó de la plancha de madera donde iba todo colocado. Usamos también un quitavueltas (Es una piecita metálica que se usa en pesca para que el hilo no se enrosque, aunque también tengo noticias de que se usa en cometas y similares). Básicamente el quitavueltas aguanta el peso de la bola, y permite girar, al ir la rueda dentada colgada del quitavueltas, solo había que colocarla junto a la última del motor, y poner a funcionar el invento.

El motor funcionaba con 2 pilas AA normales. Intentamos ponerlo con una sola, pero no tenía potencia suficiente como para mover la bola, así que al final tuvieron que ser 2 pilas, y la bola giraba rapidísimo.

El trozo de corcho se puso para que la rueda colgada del quitavueltas no se torciese.

El invento quedó más o menos así:


Por otro lado, Jairo se dedicó a hacer la luz. Para estas cosas hace falta una luz potente y dirigida. Usó una lámpara halógena de 12 voltios que tenía de otros experimentos. Un reflector de una linterna (Para que la luz saliese toda en la dirección de la bola). Una lupa que tenía por casa (Para concentrar la luz y que así fuese más potente y no se dispersase por fuera de la bola). Y por último un ventilador pequeñito para que corriese el aire y evitarnos sobrecalentamientos innecesarios.
Montó todo esto en una caja de cartón, y quedó así:


Al final el invento quedó así:


Funcionó perfectamente durante 5 horas que estuvimos allí de fiesta, aunque habría estado mejor que girase más lento.... para otra ocasión buscaremos más ruedas dentadas para tener más velocidades de giro.