viernes, 20 de diciembre de 2013

Azucarillos personalizados

Esta es una de esas ideas que ves por internet y no puedes dejar de pensar "Qué original, esto tengo que probarlo". Seguro que os suena. También me suele pasar que acto seguido me planteo cosas como "¿Y me vale la pena gastar tanto tiempo/dinero en esta cosa?" o "¿Y cuando lo termine dónde lo meto?"

Pero para hacer los azucarillos no necesitamos demasiado tiempo, ni herramientas raras o costosas, y cuando tengáis invitados quedan súper originales.

Para hacerlos necesitaréis:

Azúcar. Esto es obvio. Yo utilicé azúcar blanco, por que es el que uso normalmente, pero no debería haber problema por utilizar azúcar moreno, si os gusta más la idea.

Agua. Muy poquita, la suficiente como para humedecer el azúcar.

Colorante alimentario. Podéis hacer vuestros azucarillos sin colorante, pero tener azucarillos en forma de corazón, y que sean rojos, gana puntos. Eso sí, tened en cuenta que si lo utilizáis para una manzanilla, os la dejará rosa.
 Yo utilizo colorante líquido. Compré un pack de tres colores, y para hacer más colores únicamente tengo que mezclar (azul+amarillo=verde). Supongo que también se podrá hacer con colorante en polvo, si lo disolvemos en el agua que le echaremos al azúcar.

Molde. En principio cualquier cosa vale. Lo ideal es que haga porciones pequeñas, para que se sequen más facilmente, y para no tener que echar un montón de azúcar de cada vez.
 Cada vez es más fácil encontrar moldes para bombones, con formas interesantes, y con un tamaño bastante aceptable.
Yo tuve la suerte de encontrarme con esto en una tienda Pórtico:

El proceso es tremendamente simple:

Echamos el azúcar en un recipiente (taza o similar), le echamos unas gotas de colorante, y una cucharadita de agua. Muy poca agua. Lo suficiente para que el azúcar esté humedo y se pegue, pero no la suficiente como para que se disuelva.

Echamos la mezcla en los moldes. No es necesario prensar ni nada, simplemente echar el azúcar húmedo hasta tapar los moldes completamente. Mejor si no quedan burbujas de aire dentro.

Y después de eso, dejar secar. Cuanta más agua le hayáis echado y cuanto más grandes sean los azucarillos, más tardarán en solidificarse. Dependiendo de la humedad ambiente pueden tardar unos días. Yo es que sencillamente aparté el molde a donde no me molestaba y me olvidé de él completamente. Cuando volví a verlo ya tenía los azucarillos listos.

Y con esto ya está todo el proceso listo. Desmoldamos los azucarillos, los guardamos en un bote, y los sacamos para impresionar a las visitas.